www.som360.org/es

El papel de la familia en el uso de las pantallas

Pautas educativas para una prevención eficaz
Maribel Serra
Maribel Serra Candell
Psicóloga clínica. Jefa de la Subsección de proyectos y programas.
Centre SPOTT. Diputació de Barcelona

«¿Cuál es el mejor regalo que le podemos hacer a un niño pequeño? Tiempo exclusivo con cada hijo, a solas y sin pantallas. Treinta minutos cada noche a la llegada del colegio o a la hora de dormir y cuarenta minutos cada semana en un lugar fuera del hogar. Eso hace milagros». Catherine L’Ecuyer, educadora y psicóloga.

La aparición de las TRIC (tecnologías de la relación, la información y la comunicación) han modificado e intensificado la comunicación y la manera de relacionarse, especialmente entre las personas adolescentes y jóvenes. Ellas las utilizan de forma natural y constituyen una herramienta habitual para la comunicación, el ocio y las tareas escolares. Las encuestas arrojan algunos datos significativos: las personas jóvenes de 16 a 24 años son las más activas en las redes sociales (92,6 %), y el 98,1 % utilizan Internet diariamente (INE, 2022). Así mismo, se cifra en un 20 % el uso compulsivo de Internet, en la franja de 14 a 18 años. (ESTUDES, 2021)

Por tanto, en esta tesitura es preciso impulsar acciones para promover hábitos saludables en torno a las pantallas y prevenir su uso problemático. En una sociedad hiperconectada y en constante evolución, los padres y madres, como primeros educadores de sus hijos, se enfrentan al reto de educar y de acompañar a los hijos en su aprendizaje digital. Porque esto «no va de tecnología, va de educación». (Maria Zalbidea – Empantallados, 2020)

La familia es, por tanto, un elemento determinante en el acompañamiento y orientación de los hijos e hijas para un uso responsable de las pantallas y, por tanto, deben tomar un papel activo en su educación digital.

La influencia que se ejerce sobre ellos puede ser positiva o negativa. Por tanto, es preciso fomentar los factores de protección, que son aquellos atributos, condiciones o características que reducen o atenúan el riesgo y la probabilidad de hacer un uso problemático de las pantallas.  Uno de los objetivos de la prevención es aumentar estos factores de protección.

Factores de protección familiar

  • Vínculos afectivos y comunicación positiva y asertiva.
  • Consenso de normas y límites claros y coherentes.
  • Fomento de su autoestima y autonomía.
  • Modelos de conducta positiva.
  • Actividades de ocio en familia.
  • Colaboración y seguimiento con la escuela.

Vínculos afectivos y comunicación positiva y asertiva

Activar una buena comunicación en el seno de la familia favorece la unión y mejora la relación y los vínculos entre sus miembros. Para que los hijos e hijas puedan establecer una relación comunicativa positiva con los padres y las madres, deben sentir que son aceptados y escuchados, que pueden exponer y expresar sus opiniones, sensaciones y sentimientos sin ser censurados o recriminados. Escucharlos con interés y con una escucha activa, como apunta Ferrán Ramón-Cortés, experto en comunicación, «escuchar con los ojos».

La comunicación deberá ser bidireccional –si se pretende que cuenten «sus cosas», también los padres y las madres han de hablar de lo suyo– y promover que tomen parte de las decisiones familiares teniendo en consideración sus opiniones y argumentos. Y procurar ejercer la comunicación slow: establecer el hábito periódico de desconexión digital para cultivar la comunicación cara a cara y para que los momentos de conectividad online sean más productivos y enriquecedores. (Serrano, 2014).

Consenso de normas y límites claros y coherentes

Las normas son acuerdos compartidos en familia para garantizar un uso responsable de las pantallas. Lo que está permitido y lo que no y las consecuencias de infringirlas. Las normas y los limites se podrán pactar con los hijos e hijas y se irán revisando en función de su edad y su capacidad de asumir más autonomía y responsabilidades, e incluso se podrán revisar y modificar si aportan argumentos suficientes y válidos. Estas se pueden complementar con otras medidas restrictivas, como las herramientas de control parental.

La familia es un elemento determinante en el acompañamiento y orientación de los hijos e hijas para un uso responsable de las pantallas y, por tanto, debe tomar un papel activo en su educación digital.

Aunque los expertos coinciden en este aspecto, llama la atención en el último estudio de UNICEF el escaso nivel de supervisión que parecen estar ejerciendo madres y padres, no del todo conscientes de su papel como modelo en el uso de las pantallas y de la necesidad de acompañamiento y de establecer una buena higiene digital. En el hogar se constata una escasa supervisión parental, sólo el 29,1 % de adolescentes refiere que sus padres les ponen normas sobre el uso de las TRIC, sólo el 23,9 % limitan las horas de uso y el 13,2 % los contenidos a los que pueden acceder. (UNICEF, 2021)

Un buen recurso para concretar momentos y tiempos de conexión, espacios libres de pantallas, es dejar constancia de los acuerdos y que queden suficientemente claros por ambas partes a través de la firma de un contrato. Esto motivará su responsabilidad y compromiso. (Modelo contrato Hoffman).

Algunas buenas prácticas:

  • No utilizar los dispositivos electrónicos durante las comidas ni después de acostarse, ya que estimulan la actividad mental y dificultan el sueño.
  • Compartir los dispositivos en un lugar común de la casa.
  • Racionalizar el tiempo de uso, priorizando las responsabilidades académicas, domésticas, etc.
  • Educar en el respeto en las redes sociales. Fomentar aspectos como la empatía y el respeto. El uso de las redes sociales se debe de regir por las mismas normas de comportamiento que en la comunicación presencial.
  • Enseñar a proteger los datos personales y la intimidad. Las familias han de limitar también la publicación de imágenes de sus hijos en las redes sociales, muchas practican el sharenting (la sobreexposición de los hijos en las redes).

Que los progenitores acostumbren a utilizar el móvil en las comidas familiares, además de suponer un mal ejemplo para sus hijas e hijos, se asocia con tasas de uso problemático de Internet y de diferentes prácticas de riesgo sensiblemente mayores. (UNICEF 2021)

Fomento de su autoestima y autonomia personal

El autoconcepto es la imagen que una persona tiene de sí misma. Dentro del autoconcepto está la autoestima, entendida como el sentimiento de valoración positivo o negativo con respecto uno mismo. Es importante valorar a nuestros hijos e hijas. Reforzar sus aspectos positivos, generar confianza y crear en ellos expectativas ajustadas a sus capacidades, poniendo en valor el esfuerzo. Cuando creemos en alguien le alentamos hacia unos objetivos y le condicionamos y ayudamos a que los alcance. Es lo que llamamos el efecto Pigmalión. Saber que creemos en la persona, aumentará su autoestima y el concepto de sí misma. Cuando se muestran responsables y cumplen las normas familiares, hay que reconocer, reforzar y alabar dicha conducta. Una persona con una buena autoestima es una persona poderosa, pero con baja autoestima se convierte en una persona vulnerable.

Es importante valorar a nuestros hijos e hijas, reforzar sus aspectos positivos, generar confianza y crear en ellos expectativas ajustadas a sus capacidades, poniendo en valor el esfuerzo.

Modelos de conducta positiva

La familia es el ámbito principal de socialización de los hijos. En este contexto, se transmiten e interiorizan actitudes, valores, creencias y hábitos que irán configurando su personalidad. La familia ejerce su influencia durante las etapas evolutivas más importantes de su desarrollo:la infancia y la adolescencia. Las madres y los padres son un modelo a imitar, por tanto, los hijos aprenden aquello que observan. Aunque no puedan ser perfectos, es importante mantener actitudes y comportamientos coherentes con los valores y normas que se transmiten.

Actividades de ocio en familia

Es importante conocer sus aficiones para planificar y compartir actividades de ocio y tiempo libre de interés común en familia y sin pantallas. También es bueno promover su participación en actividades y trabajos en equipo, como asociaciones juveniles, culturales, comunitarias, voluntariado… Sin embargo, también es recomendable compartir momentos de ocio digital con ellos, pues para ser un interlocutor válido es preciso conocer sus herramientas y los contenidos que consumen. Al mismo tiempo, está bien crear un espacio para fomentar su espíritu crítico y tender puentes para hablar de otros temas: riesgos de las redes sociales o necesidad de contrastar la validez de la información.

Colaboración y seguimiento con la escuela

Familia y escuela han de trabajar alineados, no solo para el seguimiento académico, sino también para la supervisión de conductas en el aula, la relación con los compañeros y compañeras y, sin duda, la promoción de hábitos saludables entorno a las pantallas. La ventaja que ofrece la escuela es que se puede llegar a un gran número de jóvenes, como se ha dicho en ocasiones, se puede acceder a una población cautiva. Algunos centros escolares se constituyen como «centros libres de móviles», como el caso de Les Alfabegues de Bétera (Valencia), donde el alumnado no puede usar los móviles, pero el profesorado tampoco. Esta decisión se ha complementado con un abanico de actividades durante el recreo para promover la participación grupal: juegos de mesa, mindfulness, talleres, debates..., incrementándose exponencialmente la interacción cara a cara entre el alumnado. Para llevar a cabo estas iniciativas es necesario contar con el compromiso y la corresponsabilidad de la familia.

Se ha comprobado que buena parte de las prácticas de riesgo online son más frecuentes entre aquellos adolescentes que llevan el móvil a clase todos los días. También son más frecuentes entre aquellos cuyos progenitores acostumbran a hacer uso del móvil durante las comidas. (UNICEF,  2021)

Gestión de las emociones

Facilitar que los adolescentes y jóvenes puedan identificar, manejar, expresar y «navegar» en el mundo de sus emociones, agradables y desagradables, y aprender a regularlas adecuadamente. Toda la familia debe de aprender a expresar sus sentimientos y ser congruentes con el sentir y con la manera de actuar a través de estrategias adaptativas.  Tener lo que la psicóloga Patricia Ramírez llama un «fondo de armario», un abanico de actividades que mejoran el bienestar emocional: meditación, ejercicio físico, relación social, etc. Y hoy, sin duda, las redes sociales provocan un gran surtido de emociones. Internet provoca fundamentalmente emociones positivas en la adolescencia, pero también determinadas situaciones pueden producir un impacto emocional que incida negativamente en su autoestima, estado de ánimo y bienestar. (UNICEF, 2021)

Fomentar la implicación de las familias en la educación digital

Según se eduque a los hijos e hijas se estará influyendo para que se conviertan en personas autónomas y responsables, desarrollen un estilo de vida saludable y adquieran recursos y estrategias para afrontar nuevos retos. Para ello, es preciso capacitar a la familia proporcionándole herramientas y recursos para la adquisición de habilidades en el ejercicio de su labor educativa y de acompañamiento, y es aconsejable que participen en los programas preventivos como sujetos activos, generando soluciones que den respuesta a sus necesidades. Sin embargo, en esta aventura preventiva, es imprescindible la implicación y la responsabilidad compartida de otros actores y agentes comunitarios.

No obstante, uno de los retos a los que se enfrenta el campo de la prevención familiar es comprometer a los padres y a las madres en dichas intervenciones.  (Secades et al., 2011). Algunas estrategias de captación y retención que propone este autor son:

  • Invitaciones personales.
  • Uso de incentivos.
  • Recordatorios.
  • Colaboración de otros padres y madres.
  • Difusión de material a través agentes comunitarios.
  • Utilización de mensajes positivos.
  • Organización de sesiones informativas con profesionales de diferentes equipamientos para que deriven familias.
  • Implicación activa de los centros escolares en este tipo de intervenciones.

Es, por tanto, preciso y necesario sensibilizar a padres y madres sobre su rol activo en la educación digital de sus hijos e hijas, con el fin último de garantizar un uso responsable y crítico de las pantallas. Estaremos entonces en el camino correcto para lograr algo tan fundamental que apunta Charo Sábada, doctora en comunicación: «¿Se puede conciliar tecnología y educación? Sí, y tenemos que hacer posible que tecnología y educación se concilien porque es nuestra responsabilidad y de ello depende la felicidad de nuestros hijos».

He aprendido algo con este contenido
Mosaico de imágenes de adolescentes en entornos escolares, familiares y de ocio
¿Eres una persona resiliente?
Descubre cómo mejorar tu bienestar
Este contenido no sustituye la labor de los equipos profesionales de la salud. Si piensas que necesitas ayuda, consulta con tu profesional de referencia.
Publicación: 21 de Febrero de 2023
Última modificación: 21 de Febrero de 2023

Teléfono de la Esperanza 93 414 48 48 image/svg+xml 1873A50A-300C-4511-9831-D8604C9717D4 1873A50A-300C-4511-9831-D8604C9717D4

Si sufres de soledad o pasas por un momento dífícil, llámanos.

Maribel Serra

Maribel Serra Candell

Psicóloga clínica. Jefa de la Subsección de proyectos y programas.
Centre SPOTT. Diputació de Barcelona
Bibliografía
Instituto Nacional de Estadística (INE) (2022). Encuesta sobre Equipamiento y Uso de Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) en los Hogares.. https://www.ine.es/dyngs/INEbase/es/operacion.htm?c=estadistica_C&cid=1254736176741&menu=ultiDatos&idp=1254735976608
ESTUDES. (2021). Encuesta sobre uso de Drogas en Enseñanzas Secundarias en España.. https://pnsd.sanidad.gob.es/profesionales/sistemasInformacion/sistemaInformacion/pdf/ESTUDES_2021_Resumen_ejecutivo.pdf
(2014). Hacia una “comunicación slow”: el hábito de la desconexión digital periódica como elemento de alfabetización mediática.. Trípodos , 1(34) , 201-214. http://www.tripodos.com/index.php/Facultat_Comunicacio_Blanquerna/article/view/172
UNICEF España, Universidad de Santiago de Compostela y Consejo General de Colegios Profesionales de Ingeniería en Informática (2021). Impacto de la tecnología en la adolescencia. Relaciones, riesgos y oportunidades.
Fernández Hermida, J.R.; Secades, R.; García Fernández, G.; Al-Halabi Díaz, S. (2011). Estrategias de intervención en el ámbito familiar Guía para promover la implicación y la participación de la familia en los programas preventivos. Diputació de Barcelona.