Cómo saber si mi hijo tiene un trastorno de aprendizaje

Señales de alarma en casa y en la escuela
SOM Salud Mental 360
Redacción
SOM Salud Mental 360
Como saber si mi hijo tiene un trastorno aprendizaje

Los trastornos del aprendizaje comportan una falta de habilidad para uno o más aprendizajes en niños con una inteligencia normal y que afecta al rendimiento escolar. Los trastornos del aprendizaje, que requieren un diagnóstico preciso y precoz para aplicar el tratamiento adecuado en cada caso, afectan a entre el 5% y el 15% de la población y son una de las causas más frecuentes de fracaso escolar.

Los trastornos cognitivos y conductuales más frecuentes que afectan al aprendizaje son la dislexia, la discalculia, el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), el trastorno específico del lenguaje (TEL o disfasia), el trastorno del aprendizaje no verbal (TANV), el trastorno del desarrollo de la coordinación (TDC) y el trastorno del espectro del autismo (TEA).

Los niños con trastornos del aprendizaje que no se diagnostican y no se tratan adecuadamente a menudo entran en una espiral de bajo rendimiento académico, desánimo, desmotivación, baja autoestima y trastornos afectivos y de ansiedad secundarios.

En una charla para familias Mi hijo no va bien en la escuela: ¿cómo saber si tiene un trastorno de aprendizaje?, organizada por Faros, el portal de promoción de salud infantil, juvenil y de la embarazada del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona, la neuropsicóloga pediátrica, Roser Colomé, y la neuróloga pediátrica, Montse Guitet, de la Unidad de Trastornos del Aprendizaje Escolar (UTAE) del mismo hospital, dan las claves para saber cuándo debemos empezar a preocuparnos, cuáles son los factores que influyen en el aprendizaje de un niño y cuáles las principales dificultades de lenguaje, lectura, matemáticas y funciones ejecutivas que aparecen cuando se da un trastorno de aprendizaje.

Señales de alarma en los trastornos del aprendizaje

Las primeras señales de alarma pueden observarse tanto en casa como en la escuela. En el entorno escolar, el equipo docente puede detectarlo más rápidamente al tener a todo un grupo con el que comparar y observar diferencias en los ritmos de aprendizaje u comportamientos disruptivos.

Debemos preocuparnos y pedir ayuda profesional si observamos:

En casa

  • Cuando dedica mucho esfuerzo y pocos resultados en tareas simples, no importa tanto los resultados sino el tiempo que necesita invertir para lograrlos.
  • Cuando el niño evita determinadas tareas. Cuando el niño siempre pospone los deberes o cuando el momento de hacerlos le genera estrés y conflicto.
  • Cuando no quiere ir a la escuela. Puede ser que lo verbalice o que somatice a través de dolores de barriga o cabeza, por ejemplo.

En la escuela

  • Cuando el niño se muestra distraído, se levanta mucho, molesta, charla mucho o tiene un comportamiento disruptivo que condiciona el ritmo de la clase.
  • Cuando requiere mucho acompañamiento en las tareas.
  • Cuando hay falta de motivación
  • Cuando hay falta de concentración, desorganización, no presenta trabajos y es poco autónomos.

Si se observan estas señales, es importante profundizar en lo que está ocurriendo para descartar que haya una causa en un problema de aprendizaje.

Es importante también saber qué habilidades son o no normales para cada edad. Así como sabemos en qué momento los niños están preparados para, por ejemplo, empezar a gatear o andar, también es relevante saber en qué momento sus cerebros están preparados para aprender a escribir su nombre o leer, por ejemplo. En este aspecto, la observación del equipo docente es muy útil porque pueden saber el ritmo normal de la clase.

Estas son las señales de alarma en la primera infancia:

2 años

  • Tiene una marcha inestable
  • No se levanta solo del suelo
  • No sabe chutar una pelota
  • No sabe construir una torre de 2-3 cubos
  • No imita ningún trazo
  • No señala ninguna parte del cuerpo
  • No reconoce imágenes familiares
  • Ausencia de lenguaje intencionado
  • No realiza juego imitativo

4 años

  • No reconoce los colores
  • No realiza juego simbólico
  • Le cuesta interactuar con iguales
  • No responde a órdenes
  • No reconoce figuras geométricas
  • No muestra intención de dibujar
  • No entiende conceptos numéricos (hasta el 10)

Las profesionales del Hospital San Joan de Déu hacen hincapié en esta charla sobre la importancia de estar especialmente atentos a las niñas porque muestran comportamientos diferentes ante los problemas de aprendizaje:

  • Las dificultades atencionales muchas veces pasan desapercibidas. Parece que están escuchando en clase, pero su mente está en otro lado.
  • Los padres acostumbran a consultar al equipo docente por malos rendimientos académicos, no tanto por aspectos de atención o comportamentales. Un mal rendimiento académico en estos casos es debido a dificultades organizativas, de planificación, priorización, atención y precipitación en la respuesta.
  • Los padres sueles definir a estas niñas como muy responsables y que se agobian por los resultados obtenidos.
  • Invierten más tiempo en realizar las tareas
  • Tienen hiperreactivdad emocional, lloran enseguida.
  • Necesitan mucha ayuda en casa.
  • Las niñas con TDAH pueden presentar niveles más altos de estrés, ansiedad y baja autoestima.
Este contenido no sustituye la labor de los equipos profesionales de la salud. Si piensas que necesitas ayuda, consulta con tu profesional de referencia.
Publicación: 12 de Mayo de 2022
Última modificación: 12 de Mayo de 2022
Colectivos

Destacamos

Globos de colores
Trastornos por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)
teaf comorbilidad
Trastornos del espectro del alcoholismo fetal (TEAF)
dieta mediterranea tdah
Trastornos por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)
TDAH
Trastornos por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)
embarazo alcohol
Trastornos del espectro del alcoholismo fetal (TEAF)
Tdah adulto
Trastornos por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)