La autoestima como base de una buena salud mental

La infancia y la adolescencia son etapas clave para su desarrollo
Jordi Mitjà
Jordi Mitjà Costa
Enfermero de la Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria (UTCA). Área de Salud Mental
Hospital Sant Joan de Déu Barcelona
Eduard Serrano Troncoso
Dr. Eduard Serrano Troncoso
Doctor en Psicología. Coordinador de la Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria (UTCA). Área de Salud Mental
Hospital Sant Joan de Déu Barcelona
Taller autoestima

La autoestima es la valoración, percepción o juicio positivo o negativo que una persona hace de sí misma en función de la evaluación de sus pensamientos, sentimientos y experiencias. La forma en que una persona se valora está influenciada en muchas ocasiones por agentes externos o por el contexto en el que se encuentra.

En este sentido, la autoestima puede aumentar o disminuir a partir de situaciones emocionales, familiares, sociales, laborales y por nuestra autocrítica positiva o negativa. Además, nos permite crear nuestra identidad como personas y es imprescindible para convivir en harmonía con la sociedad. El grado de pensamientos positivos o negativos que tengamos sobre nosotros mismos será determinante a la hora de expresarnos y tomar decisiones.

Una de las características de las personas que presentan una baja autoestima es que suelen autolimitarse y sentir que no valen lo suficiente. También afecta a la apariencia física, los conocimientos, actitudes, creencias y habilidades. Por lo tanto, no se podrá afrontar la vida con la decisión y el optimismo necesarios.

Al igual que otros aspectos de nuestra vida, es importante dar espacio y tiempo a la autoestima.

Si somos conscientes de nuestras cualidades, a través de nuestra propia mirada y la de los otros, tendremos las herramientas y estrategias para conocer y mejorar nuestra autoestima. 

Y eso nos ayudará a sentirnos mucho mejor con nosotros mismos, influyendo en nuestro comportamiento.

La importancia de la autoestima en la adolescencia

La construcción de la autoestima comienza en la etapa infantil. Sentirse querido y protegido por la familia es el primer vínculo positivo para la autoestima y, conforme se va creciendo, esta imagen de nosotros mismos va formándose influenciado por nuestro entorno.

Cuando se llega a la adolescencia, esta construcción de la autoestima puede verse muy alterada. La adolescencia es una etapa compleja y de cambios a nivel físico, psicológico y social que se suceden con mucha rapidez. Estos cambios pueden afectar intensamente a sus emociones y sentimientos.  Para los adolescentes, estos cambios son un reto que puede dar lugar a problemas de autoestima, afectándolos no solo emocionalmente, sino en el desarrollo de su potencial debido a las inseguridades y complejos que se generan. En este sentido, los complejos que puedan aparecer y la opinión de los iguales se convierten en desencadenantes de una baja autoestima.

Y no nos olvidemos de las redes sociales. Éstas facilitan que los adolescentes tiendan a compararse con las personas que ven y eso afecta el concepto que tienen de sí mismos. Buscar la aprobación en las redes sociales puede generar un problema de dependencia que implique que una persona solo se sienta bien cuando recibe comentarios positivos en las redes. Por este motivo es muy importante que fomentemos la autoestima de nuestros adolescentes.

La relación entre autoestima y autoconcepto

Cuando hablamos de autoconcepto nos referimos a la idea general que una persona elabora sobre ella misma en distintos aspectos de su vida. Se trata de la suma de creencias que tenemos sobre nuestras cualidades personales. Lo forman dos elementos que son la identidad personal (rasgos de personalidad, gustos, visión personal, pensamientos, ideas y creencias) y la identidad social (amistades, la familia, actividades que realiza, ocio…).

Es importante tener en cuenta que una persona puede considerarse con pocas habilidades sociales, pero que su entorno no lo perciba de la misma manera. Por lo tanto, el autoconcepto es cómo se ve uno mismo, pero eso no significa que esa percepción propia sea igual a la que tienen los demás. El autoconcepto está muy ligado a la autoestima ya que, si tenemos un autoconcepto negativo, tendremos una baja autoestima. Si por el contrario tenemos un autoconcepto positivo, tendremos una alta autoestima.

Ayudar a los adolescentes a mejorar su autoestima

Como ya hemos dicho, el entorno cercano del adolescente. La familia, las amistades o el profesorado tienen un papel fundamental en fomentar la autoestima. En este sentido, hay recomendaciones básicas que son de sentido común en las relaciones interpersonales hacia los niños y adolescentes:

  • Actuar con respecto.
  • Fomentar el reconocimiento.
  • Dar apoyo y ayuda.
  • Mantener una actitud comprensiva y aceptación.

A la vez, hay que evitar actitudes que hacen mella en su autoestima: el desprecio, la crítica negativa constante, la burla y la infravaloración.

Hay tips que podemos compartir con nuestros y nuestras adolescentes para cuidar su autoestima:

  • Animarlos a dedicar tiempo a conocerse a sí mismos.
  • Establecer pequeños objetivos para poder alcanzarlos fácilmente y, poco a poco, ir aumentando la dificultad para darse cuenta de que son capaces de hacerlo.
  • Entender la diversidad como algo que está presente, para así dejar a un lado los estereotipos y comprender que cada persona es diferente (tanto psicológica como físicamente).
  • Apoyarse en relaciones de confianza para divertirse y compartir momentos cuando lo necesiten.

Pero si queremos profundizar más en el trabajo sobre la autoestima, os recomendamos el taller sobre la autoestima, elaborado por SOM Salud Mental 360º y descargable al final de este artículo.

Taller SOM Autoestima ok

Se trata de una herramienta pensada para que la puedan impartir profesionales del ámbito sanitario y social, además de docentes. Con este material se pretende mejorar o aumentar la autoestima de los adolescentes a través de una sesión de 45-60 minutos. Esta herramienta se puede utilizar tanto en los espacios de terapia como en las escuelas.

Este contenido no sustituye la labor de los equipos profesionales de la salud. Si piensas que necesitas ayuda, consulta con tu profesional de referencia.
Publicación: 24 de Mayo de 2022
Última modificación: 24 de Mayo de 2022
Colectivos
Jordi Mitjà

Jordi Mitjà Costa

Enfermero de la Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria (UTCA). Área de Salud Mental
Hospital Sant Joan de Déu Barcelona
Eduard Serrano Troncoso

Dr. Eduard Serrano Troncoso

Doctor en Psicología. Coordinador de la Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria (UTCA). Área de Salud Mental
Hospital Sant Joan de Déu Barcelona

Destacamos